14 de septiembre de 2013

¿Quién soy?


Pasaron entre las mesas hasta llegar al sitio que quedaba libre. 
- Aquí os dejo a la nueva, cuidadla bien, que no se asuste más de lo que ya lo está, dijo Hari.
Se sentó entre completos desconocidos tratando de saber hasta qué punto estaba dispuesta a llegar su curiosidad.

- Hola, qué tal.
- Hombre, alguien nuevo, qué bien -dijo el que estaba sentado a su izquierda- hacía mucho que no venía nadie, me llamo Gopher ¿y tú?.
- Pues es que aún no lo he decidido... o si, es un número.
- ¿Un número? pero ¿significa algo?, dijo el que estaba sentado a su derecha, o no exactamente a su derecha, ya que lo estaba a su derecha era otra mesa colocada de forma perpendicular a la suya y él estaba sentado al otro lado.
- Si, significa algo, pero no creo que lo adivinéis.
- Lo adivinaremos seguro, lo que ya no sé es el tiempo que nos llevará, por cierto, me llamo Gandalf
- Encantada Gandalf y encantada también Gopher. Lo de Gandalf es por El Señor de los Anillos, esa me ha parecido fácil, pero lo de Gopher...
- Pues ahí tienes tu primer acertijo.
- Me voy a arriesgar, creo que es por la serie de televisión The Love Boat, la verdad es que te pareces mucho al actor.
- No he sido muy original- dijo Gopher- aunque a los más jóvenes se les resiste.
- Hola "sólo un número", yo soy Kentley -dijo el que estaba sentado al lado de Gandalf- y comparto piso con estos dos depravados -señaló con la mirada a Gandalf y a quien se sentaba frente a ella- que seguramente me acabarán matando a disgustos.
- ¿Kentley? ahora sí me habéis pillado, no sé quien puedes ser.
- El nombre en sí no es conocido, pero sí lo es el contexto o tal vez lo sea sólo para los que les gustan las historias de misterio.
- Déjame pensar, un momento... es que no recuerdo bien el nombre del personaje, igual me equivoco y me molestaría bastante, porque adoro a Hitchcock.

Kentley la miró sorprendido.
- No me lo puedo creer, no hay nadie que haya tardado tan poco.
- Gracias -dijo riendo ella- pero es que he visto la película hace escasamente un mes y cuando me has dado la pista del contexto me he acordado al instante.
- Venga va, dime quien soy.
- La película es La soga y creo que tu personaje es el del baúl, lo que teniendo en cuenta que no os conozco de nada, me pone un pelín nerviosa -dijo riéndose- prefiero a Gopher y a su barco del amor.
- Tiene razón, nos ha dicho Hari que la cuidemos bien y eso es lo que haremos -dijo Gopher y dirigiéndose a quien estaba sentado frente a ella- Vamos, faltas tú por presentarte, pero sé bueno, que ya te conocemos,
- Seré tan bueno como pueda... me llamo Dallas y lo cierto es que me ofende un poco que pienses que no acertaremos tu apodo, no tienes pinta de suponer un gran reto, dijo riéndose.
- Perdona a este borde, dijo Gopher mientras empujaba a Dallas en el hombro.
- Está bien... -dijo Dallas sonriendo maliciosamente- te pido disculpas si te he ofendido.

En ese momento pasó por detrás de él un camarero que hacía equilibrios entre las mesas y la gente para servir las copas.
- En lugar de tus disculpas prefiero que me pidas una cerveza y quedamos en paz -miró detrás de él señalando al camarero-.
- De acuerdo... por favor, una cerveza para ella -dijo Dallas al camarero- y si no acertamos tu apodo te invito.
- No creo que llegues a invitarme, porque me temo que después de haber hablado con vosotros no es tan complicado como pensaba.
- Venga, no puedo esperar más ¿cual es el número?, dijo Kentley.
- En serio, es que creo que va a ser demasiado fácil.
- No te eches ahora atrás, dijo Dallas.
- Vale, adelante -dijo ella resignada- podéis apuntarlo si queréis, es el 180924609
- Pues si que es cortito el número, rió Gandalf.
- Creo que el que envía los sobres ha acertado de pleno esta vez, exclamó Gopher.

Con tanto acertijo se había olvidado de preguntar cómo había llegado el sobre de la invitación hasta ella.
- Pues ahora que lo dices, Gopher ¿quien me ha enviado el sobre?.
- No puedo decirte quien, porque no tiene nombre, también es otro acertijo y el por qué a ti...
- Claro, no me lo digas, también tendré que adivinarlo! esto es más extraño de lo que podía llegar a imaginar, menos mal que por ahí viene mi cerveza.

Bebió un largo sorbo en silencio mientras Gopher, Kentley y Gandalf comentaban entre sí qué podía significar el número. 
Tal vez una fecha, la distancia entre dos objetos, el peso atómico, la altura de algo o tal vez habría que cambiar números por letras, pero el código debería ser simple, ella no sabía que iba a usar un apodo, para ella esto era sólo una invitación a una fiesta y no iría a las fiestas presentándose como un número.
- ¿O si lo haces? ¿te presentas en las fiestas diciendo que eres 180924609? le preguntó Gandalf.
- Sin pistas, rió ella.

Mientras los tres debatían animadamente, Dallas permanecía también en silencio, sólo la miraba de vez en cuando y la sonreía. Había algo en él que le resultaba atractivo y familiar, aunque no sabía qué era, salvo tal vez que se parecía mucho a James, su primer amor, cuando aún estaba en el colegio.
Si no hubiera abierto la boca hasta le hubiera parecido un buen chico, pero casi podía asegurar ya que no lo era.

- ¿Y si fuera un número de teléfono? -exclamó Kentley- habrá que llamar y ver qué ocurre.
- ¿Pero en qué orden lo marcamos? -dijo Gandalf- podría ser cualquier combinación.
- No os molestéis en gastaros el dinero con una llamada -dijo Dallas- no es un número de teléfono.

Sonreía y la miraba, triunfante.
- ¿Ya sabes quien soy verdad?, dijo ella.
- Estoy tan seguro como de que tú sabes muy bien quien es Dallas.
- Espera, espera, no lo digas, no lo digas aún Dallas, a ver si alguien más lo sabe, voy a preguntarlo por ahí, dijo Kentley.
- No lo van a saber Kentley -dijo Dallas- ni lo intentes.

Pero Kentley ya se había ido a preguntar entre las mesas, enseñando el pedazo de papel con el número apuntado. Llegó hasta Hari, que se volvió hacia ellos gesticulando, como si no supiera a qué se refería Kentley.
Gopher y Gandalf miraban divertidos como Kentley cada vez parecía más derrotado, hasta que se dió por vencido y regresó a la mesa.

- Ya te dije que no lo adivinarían, dijo Dallas.
- ¿Y tú si podrás adivinarlo? un día caerás de lo alto de tu inmenso ego y te matarás, rió Gopher.
- Bueno, en realidad podréis adivinarlo vosotros si os doy una pista ¿se la damos?, le preguntó a ella.
- Como quieras, mi Capitán, respondió con cara de estar vencida.
- ¿Capitán? pero Dallas es de la película Alien, el Capitán de la Nostromo... ¿eres Ripley? pero ¿qué tiene que ver el número?, decia Gandalf pensando en alto.
- Ni siquiera lo adivinan con la pista, rió Dallas.
- Venga, os lo diré, soy la nave espacial Nostromo, número de registro 180924609 y como ya sabéis Dallas es mi capitán.
- Increíble, no lo hubiera acertado nunca, dijo Kentley.
- Eso sí que es retorcido, rió Gandalf.
- Pues yo sí que estoy alucinando -dijo ella-, porque no podía llegar a pensar que lo acertaríais. Me has impresionado Dallas, aunque aún no estoy segura de si ha sido para bien, rió ella.
- No te preocupes, me encargaré de que no te quede ninguna duda, respondió Dallas sonriendo.
- Por supuesto que si Dallas, no le quedará ninguna duda de que será para mal, rió Gopher.

Capítulos anteriores:

1.- La invitación
2.- La búsqueda
3.- El encuentro
4.- Hari Seldon